Bienvenidos supongo!
On sábado, febrero 15, 2014 by Bimago del Neoverso in ,    No comments


Jose Ma. Bergoglio (alias "Papa Francisco) es un excelente producto de mercadotecnia, el sueño dorado de los responsables de las relaciones públicas de la Iglesia Católica. Tiene esa apariencia arquetípica del abuelito amable que habita en nuestro subconsciente y hace que automáticamente la gente le agrade con solo verlo. Además sabe expresar hermosas exhortaciones para inspirar a sus seguidores. 

El problema con Bergoglio es que casi al término de su primer año de reinado no pasa de ser buena publicidad, fracasando al materializar su autoridad en acciones concretas para enfrentar los graves problemas de su organización. 

Como queda patente durante la comparecencia de los representantes de la ONU sobre el tema de la pedreastria con el Vaticano.

Sara Oviedo, Vicepresidenta del Comité de Derechos del Niño de la ONU, dice sobre la audiencia de los representantes del Vaticano ante el Comité para responder por los abusos sexuales a niños.

«La comparencia de ese día fue una suerte de sainete. Ellos plantearon que es un hecho que hay pederastas, que están muy avergonzados y que están haciendo una serie de medidas para evitarlo. (…) Nosotros insistíamos en conocer casos concretos y en decirles medidas que se deberían hacer. Ellos decían que sí, que hay que hacer cosas, pero no hechos concretos. No entregaron una lista de sacerdotes sacados del sacerdocio por pederastia. Como resumen, yo no les creo. O están haciendo muy poco o no están haciendo. (…)

»Yo advertí mucho miedo, la inseguridad propia de quien es cogido en falta y de quien sabe que está defendiendo lo indefendible. (…)

»Yo no creo que hayan mentido. Sí creo, como dicen, que están preocupados y que han tomado tibias medidas, pero el problema es ése, que creo que lo hacen para contentarnos y para que bajemos la presión. Usaron esa forma ambigua tratando de que nosotros cayéramos en el juego y que al final les dijéramos: “Qué bien que están pensando en todo eso y gracias”. Pero no caímos, les dijimos claramente que no les creíamos, con diplomacia y en buen ambiente, sin gritos: “No les creemos, no se ve lo que hacen. Las víctimas siguen esperando respuestas”
Les recomiendo ampliamente leer la entrevista que publica el diario El País, (14 de febrero de 2014).

0 comentarios:

Publicar un comentario