Solo usamos el 10% del cerebro [FALSO]


Este es uno de los mitos culturales más extendidos, tan intensa es su referencia y uso que la gente usualmente lo da por un hecho sin siquiera molestarse en investigarlo. Este mito es usado con frecuencia por los pseudo psíquicos para explicar sus poderes supuestos, así como en numerosos escenarios del cine, la tv y la literatura. Por ejemplo, en la película de Disney "El Aprendiz de Brujo" los guionistas se aprovechan de esta idea para explicar el origen de la magia.

Hasta el día de hoy, no he encontrado una referencia exacta sobre quién o cómo empezó este mito. Este mito fue difundido y creciendo mucho antes que la ciencia y la tecnología desarrollaran equipos modernos como los escáneres cerebrales, que permiten obtener imágenes en vivo de la actividad encefálica. Así sabemos que el ser humano siempre usa todo el potencial de su cerebro, la única forma que esto no suceda es cuando hay daño cerebral y aún en estos casos se observa que otras partes del cerebro intentan adaptarse para asumir las funciones del tejido cerebral dañado.

Actualmente no hay forma conocida de medir la capacidad cerebral de una persona y menos aún de saber cuál es el porcentaje de la misma que esta usa. Si una parte del tejido cerebral se encuentra inactivo por un tiempo prolongado, significa ni más ni menos que está muerto. Por lo que sí solo usáramos el 10% del cerebro, la causa se debería a la pérdida del 90% de la masa encefálica.

El cerebro consume el 20% de la energía (en forma de glucosa y oxígeno) que produce un organismo independiente de la actividad que efectúe. Además, dedica una gran parte de sus recursos en el sentido de la vista, tanto es así, que esta actividad implica el 50% de todo lo que este hace a cada momento, y muestra el gran poder que tiene la visión, para influenciar en la apreciación de la realidad que hacen al resto de los sentidos.

Por esta razón hay actividades incompatibles entre sí, pues el cerebro varía la cantidad de energía consumida con referencia al sistema circulatorio, y por consecuencia a la del resto del cuerpo. Por ejemplo, si se hace deporte y se queman 1.500 calorías, el cerebro habrá consumido el 20%, del cual ha invertido en activar la región cerebral que controla la parte corporal que a su vez ejecuta las órdenes en las partes físicas que han interactuado con la actividad ordenada por el consciente.

Entendemos entonces que si se trata de estudiar mientras se hace deporte (por ejemplo), la misma energía que el cerebro debería estar empleando para esa actividad, la deriva a otras funciones relacionadas con el aprendizaje, concentración y atención. Cuanto más se entrene en realizar varias actividades al mismo tiempo, menos energía empleará el cerebro en realizar esas mismas funciones en un futuro, pues no necesitará crear los enlaces sinápticos necesarios que le permiten ese tipo de "multitarea".

Así que, es más recomendable usar todo nuestro potencial como personas en lugar de limitarnos con ilusiones de que no podemos usar todo el potencial de nuestro cerebro. ¡AFUERA LA PEREZA!
--
Info: PNAS (ed.): «Proceedings of the National Academy of Sciences, 6 de agosto de 2002 vol.99, n16, 10237-10239: Appraising the brain's energy budget».