Algunas decisiones de imagen personal.

Después de tanto tiempo de raparme la cabeza, decidí volver a dejarme  crecer el cabello. Y más aún, voy a volver a usarlo largo, como lo llevaba hace cinco o seis años atrás.

Me lo había cortado por cuestiones laborales, pues en mi trabajo anterior me exigían llevar el cabello corto. Luego, al cambiar al trabajo actual, decidí pasarme la rasuradora eléctrica al punto más bajo (sin ser calvo del todo) por puro capricho. O más bien, una etapa donde algunas situaciones personales me motivaban a llevar esa imagen.

¿Hay entonces, alguna motivación especial para decidir volver a dejarme crecer el cabello? Mhmn... pues sí. La verdad, ahora que lo pienso, si hay motivaciones muy personales. No podría contarlo por este medio, peor digamos tan solo que hay ciclos que terminan y cuando los cambios llegan por dentro, al cambiar nuestra imagen expresamos ese cambio en nuestro exterior. Estuve pensando en hacer me un tatuaje también, pero dado que soy donador de sangre, eso me inhabilitaria y por ello decidí no hacerlo. Lo dejaré para cuando mi sangre ya no sirva para salvar vidas.

Y.... bueno, eso es todo por ahora. Disculparán el lapso donde, en realidad, no hablo de ningún tema interesante, lo sé. Simplemente, queria sacarme algunas coasa que no puedo hablar claramente, y que solo en el texto uno puede ir desmadejando poco a poco. ¡Nos leémos!