Nunca digas adiós, hermano.


Otro mes que pasa. Es doloroso observar como todos se olvidan rápidamente de ti, hermano. "La vida continúa", dicen todos. Y tienen razón, la vida debe seguir, ¿pero cómo se lo explico al dolor que llevo dentro? No se puede, por má que yo mismo lo racionalizo y me explico que es el proceso normal de duelo, por más que entiendo los procesos psicológicos envueltos en la pérdida de un ser querido.

Solo entiendo que la vida es una futilidad. Hoy quise hacerte un pequeño homenaje, hermano, hace cinco meses que descansas.

Nunca digas adiós, hermano. Nunca digas adiós, hermano. Reviewed by Bimago del Neoverso on jueves, noviembre 25, 2010 Rating: 5

random posts

Imágenes del tema: Lokibaho. Con la tecnología de Blogger.