La Confianza en la Ciencia no equivale a Fe


Una crítica común de los creyentes a los no-creyentes es por nuestra confianza en la Ciencia. En su razonamiento, esta conducta es lo mismo que la fe religiosa, solo que dirigida a la Ciencia. Con este tipo de ideas solo reafirman su desconocimiento sobre lo que es la Ciencia.

La confianza en la ciencia es objetiva. Metafóricamente, diríamos que es como cuando confías en un amigo que usualmente hace lo correcto y cumple lo que dice. Pero si ese amigo de repente se comporta extraño, o lo atrapas diciendo mensajes contradictorios, o vigilas hasta que se gane de nuevo tu confianza. Sabemos que puede equivocarse, pero también puede enmendarse.

La fe religiosa, por el contrario, es subjetiva. Es confiar en un "amigo" que repite una y otra vez las mismas promesas, proyectando algún día cumplirlas. Y seguir creyendo aunque no aporte pruebas serias de su compromiso. A pesar de sus conductas extrañas y atraparlo en contradicciones, decides cerrar tu parte racional y seguir a la emoción. Decides tenerle "fe".

No es que la Ciencia sea un objeto de adoración. La ciencia es una disciplina. Las ciencias son técnicas de investigación. Las ciencias son herramientas para conocer y comprender el mundo que nos rodea, y el universo.


Gracias a la Ciencia encontramos soluciones prácticas para la vida. Tenemos mejor salud, electricidad, agua potable, comunicación instantánea. Por eso le tenemos confianza objetiva, porque aunque algunos la usen para crear armas o contaminar el mundo, también se puede usar para destruir las armas y curar el planeta.  Cuando le señalan a la Ciencia la creación de armas atómicas o biológicas, por ejemplo, se olvidan que las guerras se inician por motivos políticos o religiosos, nunca por motivaciones científicas.

A largo plazo, la ciencia es una apuesta más segura. La fe religiosa, en cambio, solo ofrece consuelo temporal, caridad y oraciones como soluciones para los problemas del mundo. La esperanza de que "algún día" una intervención milagrosa arreglará todo.

Y lo mejor, que quien cultiva el pensamiento científico, aprende a evitar las trampas del misticismo. Cuando otros encuentran un misterio divino, fantasmas, demonios o cualquier otra situación inexplicable, la ciencia nos da las herramientas para investigarlo y descubrir la verdad. Mientras otros dicen "Que miedo" y huyen o se santigüan, la persona racionalista dice "Vamos a ver qué es" y lo enfrenta.

No adoramos la Ciencia. Hay científicos que mienten, investigadores que inventan pruebas, charlatanes que disfrazan estafas como ideas científicas. Como seres humanos, los científicos son falibles, tienen sus propias ambiciones y pueden venderse al mejor postor como ha pasado en ocasiones. Pero el mismo proceso de verificación científica desnuda a estos impostores. 

Toda nueva idea, toda hipótesis, debe pasar por un continuo proceso de verificación, así pasen 20 años desde su aceptación, nueva información obliga a revisar lo que sabemos. Al contrario, con la fe religiosa, todo esta decidido, todo esta escrito, y sus mensajeros no se equivocan porque la fuente del mensaje no se equivoca.

Solo considera por último lo siguiente. En los últimos 2000 años, si pesamos los aportes y daños que tanto la Religión como la Ciencia le han dado a la Humanidad, la Religión verdaderamente queda en números rojos. Fácilmente el mundo seguiría adelante sin la Religión, pero ¿quién quiere volver a cuando el mundo vivía sin Ciencia?
La Confianza en la Ciencia no equivale a Fe La Confianza en la Ciencia no equivale a Fe Reviewed by Bimago del Neoverso on jueves, junio 14, 2012 Rating: 5

random posts

Imágenes del tema: Lokibaho. Con la tecnología de Blogger.